👹✝️❤️‍🔥 Misa de domingo ❤️‍🔥✝️👹

Domingo, aun no amanece, las gotas de lluvia como flechas con hambre se abren camino en descenso vertiginoso, desde el oscuro cosmos, hacia el pueblo, algunas se clavan en el follaje de los árboles del barrio, otras se zambullen y fabrican charcos de café con leche en las calles de tierra, las más osadas y celosas de la carne se estrellan contra las chapas del techo de la casa.
Al trasluz de la habitación casi ciega, escucho su respiración suave, metódica y veo su silueta, apenas dibujada en negro y grises, de espalda a mí, de costado, desnuda, mi brazo la rodea, mientras sus manos lo sujetan contra sus tetas.
Mi otro brazo pasa por debajo de su cuello y mi mano, que imita a una cobra, baja zigzagueando.
Mi pierna izquierda ha sido abrochada por sus dos muslos y casi ajeno a nosotros, la suavidad de la piel de su culo ligeramente fría, comienza a hablar el lenguaje del misterio de la carne, que muta de piedra a lava rojo fuego, que amanece, al compás de una melodía clásica, al son de los sutiles movimientos que los cuerpos comienzan a expresar el hambre, nuevamente.

compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.