🌌 Educacion de las ventanas andantes🌌

Estoy profundamente convencido que la infinidad de viajes y kilómetros recorridos en autos, colectivos y aviones, cuando era chico, sentado en el asiento de atrás del auto, siempre mirando por la ventana, en silencio, hacia afuera, obraron como un viento salvaje de educación inconmensurable, desplegando la fantasía e imaginación hacia el infinito.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.