☎️ Don Conecticut, el desconectau ☎️

Desde las esquina donde se juntan las calles que olvidaron a las esquinas y sus faroles, vienen en fila pareja, como mormones de mañana de domingos, los paladines del buen vecindario a desparramar a discreción dos decenas de teléfonos modernos, novedosos, pero que curiosamente no tienen marca, tampoco elegancia.
Tienen estos teléfonos unos carteles escritos en letra del alfabeto griego:

“En este mundo tan hostil, hay que hablar mucho y estar más conectados con tu prójimo”

Pido gancho y me agacho detrás de un tacho, mientras me sacudo la caspa de mis buenos modales, manoteo la tranquera de este barrio que huele a oficina de rentas recién inaugurada. No me quedo.
Me voy hacia otras ochavas más prometedoras, donde la soledad y el aislamiento voluntario no son vistos como hijos del pecado, sino mas bien, medicina vital del alma.
Ya hablé demasiado. Hasta luego.

compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.